¿Cuántas piedras traes en el zapato?

noviembre 15

3 comments

Esa molestia que tienes con fulano o la incomodidad que te genera mengano, cuando te machaca con el mismo tema una y otra vez, es como una piedra en el zapato.

Cuando traes una (y muchas veces son varias), aunque sea pequeña, incomoda mucho.

Hemos encontrado que la mayoría de la gente usa una de estas tres estrategias para lidiar con sus piedras en el zapato:

  1. No eres tú, soy yo”: es la técnica del aguante. Entiendes que el otro lo hace sin mala intención. Así es esa persona. El que tiene que aprender a que no le moleste, eres tú.
  2. El indirectazo: le mandas mensajes a través de un chiste, un sarcasmo o una ironía. A ver si entiende que eso que hace te molesta y lo deja de hacer.
  3. Te la sacas y la lanzas: directo a la cabeza. Si te molesta, pues que lo sepa. Mejor que le quede clarito de una vez.

Ninguna de esas tres estrategias funciona bien para lograr trabajo en equipo y funcionar de manera fluida. ¡Y claro! si se trata de tu vida personal, evidentemente no es la mejor forma de construir una relación.

Una de las mejores estrategias para sacarte esa piedra es decirle al otro que la tienes en el zapato. Ni te la aguantas, ni mandas indirectas, ni se la lanzas a la cabeza. Le dices que traes una piedra.

Y eso se hace con el SARP

Primero: la S (Situación). Ubicas a la persona, le das contexto. Es decir, pones el escenario sobre la mesa del momento en el que ocurrió el evento. Simplemente comenzar con algo como: “cuando me dices...” o “te acuerdas que en la reunión del martes…” o “cuando estamos bajo presión…”. Es decir, comienzas por ponerlo en el escenario que dispara la molestia.

Segundo: la A (Acción). Le dices específicamente qué es lo que te genera incomodidad, es decir, la acción que el otro hace y que te molesta. Sería algo así: “cuando me dices lo que tengo que hacer, aunque ya sabes que no se me va a olvidar…” o “¿te acuerdas que en la reunión del martes me dijiste que no cumplía con mis compromisos?” o “cuando estamos bajo presión siento que tiendes a repetirme varias veces lo que tengo que hacer”. Esa segunda parte aclara el comportamiento.

Tercero: la R (Resultado). El resultado es el impacto que tiene en ti ese comportamiento. Le dices lo que te hace sentir: “me genera estrés” o “me hace sentir que no confías en mi” o “me hace sentir presionado y en lugar de ayudarme me enoja”.

Ya está. La piedra se hace visible.

Finalmente, la P (Pausas). Es el turno del otro, así que pausas para escuchar su punto de vista.

SARP.

Situación, acción, resultado y pausa.

Cuando estamos bajo presión, siento que tiendes a repetirme varias veces lo que tengo que hacer. Eso me hace sentir más presionado todavía y en lugar de ayudarme, me enoja.” Y pausas.

Ya está. Una estrategia muy efectiva para dar retroalimentación de manera constructiva. Sin aguantarte, sin indirectas, sin agredir.

EL RETO DE LA SEMANA

Esta semana sácate al menos una piedra en el zapato. Aplica la técnica SARP con alguna piedra que traigas en el zapato. Prepara tu SARP y ponlo en práctica.


Para descargar el portafolio completo de módulos DO IT, simplemente haz click en DESCARGAR.


Tags

Feedback proactivo


You may also like

Deja reposar el agua turbia

Deja reposar el agua turbia
  • La técnica SARP me parece muy efectiva, por que hace visible situaciones que nos incomodan y que con un diálogo la podemos solucionar y convertirlas en oportunidades

  • La técnica SARP me parece muy efectiva, por que hace visible situaciones que nos incomodan y que con un diálogo la podemos solucionar y convertirlas en oportunidades

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >