¿Eres un polo positivo o un polo negativo?

¿Eres un polo positivo o un polo negativo?

Polo positivoTodos los imanes tienen dos polos, el positivo y el negativo y todas las situaciones en la vida también tienen dos caras, la positiva y la negativa.

Hasta las mejores noticias traen su parte negativa. ¿Te ascendieron? ¡Qué bien! Más dinero, más responsabilidades. Pero tiene su lado oscuro: más trabajo, más complicaciones, más esfuerzo. Y lo contrario también es cierto, de las peores experiencias muchas veces sacamos las mayores bendiciones.

Tenemos la capacidad de focalizarnos en el polo positivo o en el polo negativo de cada circunstancia, de cada interacción y de cada persona. Cada uno de nosotros elige uno de los polos cientos de veces al día. Cuando te levantas, cuando estás en una reunión, cuando estás realizando un pendiente, cuando ves las noticias o cuando estás con la familia.

Hay gente, mucha gente, quizás tú mismo, que ha convertido en un hábito ver el lado negativo en la mayor parte de las cosas que vive. Es tan natural e inconsciente que, si no nos detenemos a mirarlo, no nos damos cuenta de que vemos malas intenciones por doquier, encontramos enemigos que vencer y nos sentimos víctimas de la vida y de los demás.

Y esa negatividad es muy fácil de ver en la gente que nos rodea. Las quejas constantes, la crítica permanente, los comentarios destructivos, los chismes… Comportamientos que nos molestan en los demás, porque sabemos que generan sentimientos desagradables y hacen que no podamos disfrutar del trabajo y la vida.

Es sencillo verlo en los demás, pero muy difícil verlo en nosotros mismos. Sentimos que cuando estamos focalizados en el polo negativo de las cosas, es perfectamente justificado y no cuestionamos ni lo que pensamos ni lo que decimos.

Como todo tiene un lado positivo y un lado negativo, eres tú quien decide en dónde centrarse.

EL RETO PARA ESTA SEMANA:

El desafío para esta semana es observar a los demás en sus interacciones. Date cuenta si las personas a tu alrededor tienden a ver las cosas buenas o las malas. Mira qué tanto se quejan, qué tanto critican y juzgan a los demás.

Pero lo más importante, al verlos, mírate a ti mismo. ¿En qué polo estás tú?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *